viernes, 21 de abril de 2017

La BurguesIa como sujeto histOrico


Su carácter problemático se remonta, al menos, a los primeros trabajos de Marx y Engels. Tal es el caso, paradigmático, de El Manifiesto Comunista de 1848. En esta obra se exaltan todas las virtudes de la burguesía como agente movilizador del cambio social en las primeras naciones industriales. En la primera parte de este escrito político-panfletario (“Burgueses y proletarios”) se lleva a cabo una verdadera apología de la burguesía, donde se resalta el papel revolucionario que habría desempeñado en la historia, como motor de la expansión civilizatoria. La burguesía, según Marx y Engels, habría elevado al “éxtasis” el papel civilizatorio (Feinmann, 2008:172), socavando las viejas estructuras económicas y políticas, al mismo tiempo en que habría sido capaz de producir un creciente sometimiento de las fuerzas de la naturaleza por medio de los modernos avances de la ciencia y la técnica occidentales.
La burguesía no puede existir si no es revolucionando incesantemente los instrumentos de producción, que tanto vale decir el sistema todo de producción, y con él todo el régimen social (...) La época de la burguesía se caracteriza y distingue de todas las demás por el constante y agitado desplazamiento de la
producción, por la conmoción ininterrumpida de todas las relaciones sociales, por una inquietud y una dinámica incesantes (Marx y Engels, [1848]1932: 63-64).
Asimismo, ese papel revolucionario de la burguesía conllevaría una dimensión profundamente “globalizadora” (Feinmann, 2008: 164). La burguesía sería portadora de una necesidad de expansión perpetua como condición de posibilidad de su existencia en tanto clase social en ascenso. Dicha necesidad se materializaría en el desenvolvimiento de un mercado mundial y en la difusión a escala planetaria de las relaciones sociales capitalistas 1 . De tal manera, “espoleada por la necesidad de dar cada vez mayor salida a sus productos, la burguesía recorre el mundo entero. Necesita anidar en todas partes, establecerse en todas partes, crear vínculos en todas partes” (Marx y Engels, citado en Feinmann, 2008:168).
Mediante la explotación del mercado mundial, la burguesía habría teñido de un sello cosmopolita a la producción y al consumo, barriendo con gran parte de los localismos que en las distintas latitudes se erigían en una verdadera traba al desarrollo del capitalismo. Por ello, Marx y Engels no hesitaban en afirmar que la burguesía, al desarrollar todos los medios de producción y llevar a cabo un perfeccionamiento constante de las vías de comunicación, “lleva la civilización hasta las naciones más salvajes” (Marx y Engels, [1848]1932: 64).
Éstas interpretaciones aducían que las burguesías latinoamericanas habrían pecado de “falta de conciencia” sobre su rol de liderazgo, siendo temerosas de asumir los riesgos políticos y económicos que el mismo conllevaría. Además, no sólo se les imputaría una “falta de conciencia”, sino una mirada y una conducta cortoplacista en busca de ganancias especulativas y un patrón de consumo ostentoso y despilfarrador que atentaría contra las inversiones de carácter productivo (Acuña, 1994: 47).
El peso de la herencia hispánica, de su atraso relativo y de valores ligados al catolicismo, se habrían erigido en pesados lastres para los capitalistas locales. Ese entramado cultural que seguiría colocando en el sitial más elevado a las “oligarquías terratenientes” , haría que no se tuviera en gran estima la función social que estaría llamada a cumplir la burguesía. De ahí que los capitalistas latinoamericanos, en su búsqueda de un mayor reconocimiento social, imitaran en gran medida el comportamiento especulativo, cortoplacista y consumista de aquellas (Acuña, 1994: 48).



Asimismo, ello implicaría a nivel político que el Estado no hubiera sido controlado por los representantes de la burguesía, sino que habría quedado bajo la égida de las más “rancias oligarquías”
conservadoras, o bien habría llevado al surgimiento de regímenes “populistas” de tinte
autoritario (Acuña, 1994: 47).



texto completo aqui

No hay comentarios:

Publicar un comentario