lunes, 8 de mayo de 2017

Comunidad LGBT y Asamblea Nacional Constituyente

San Felipe, 7 de mayo de 2017

Ciudadano Nicolás Maduro Moros
Presidente de la República Bolivariana de Venezuela


A propósito de la Asamblea Nacional Constituyente en curso:
Soy, Julie Hermoso Correa, C.I. 6822327, ciudadana venezolana,
revolucionada, mestiza, hija de negro y mulata, típica “tente en el aire”,
que para más señas nació lesbiana. Lo que no me impidió estudiar y
desarrollarme intelectualmente, pero que en la actualidad resulta un
obstáculo para mi ejercicio profesional. Habiendo el estado venezolano
financiado
mi formación desde la primaria: estudié en el Grupo Escolar
El Libertador de Chacao, en el Liceo Andrés Mata de los Palos Grandes,
en el Fray Pedro de Agreda ,“el Pollito” de los Jardines Del Valle, en la
Universidad Central de Venezuela, gracias a la Fundación Ayacucho, en el
Instituto Universitario de Estudios Superiores en Artes Plásticas Armando
Reverón, en la Universidad Nacional Autónoma de México, gracias a una
beca del Ministerio de Cultura, cuando lo dirigió el maestro Manuel
Espinosa ( Ex-Director del Instituto Universitario de Estudios Superiores
Armando Reverón, quien en calidad de profesor de pintura, ante una
muestra de mis trabajos estudiantiles extremó mis capacidades creativas
con una sencilla invitación: Vuélvete loca y en la Universidad de
Barcelona, España, gracias a la Misión Ciencia, del Ministerio del Ciencia y
Tecnología, cuando pasó a manos del Poder Popular.
El último reconocimiento, de varios,
que he recibido del gobierno
er
venezolano (pre-chavista y chavista) es el 1 . Lugar en la Categoría
Adulto del VIII Concurso Regional de Literatuta “Manuel Rodríguez
Cárdenas” 2017
Yaracuy.
otorgado por el Gobierno Bolivariano del EstadoMe atrevo a escribirle porque reconozco los
esfuerzos de su gobierno
por hacer justicia a la comunidad a la que pertenezco,
perseguida,
desde siempre por aquellxs que temen ser como nosotrxs:
odio,
persecución, violencia
Víctimas
y en el mejor de los casos de
de
exclusión.
Las lesbianas, por los general padecemos: Invisibilización, discriminación
por género, lesbofobia, misoginia, confinamiento al espacio privado,
privación o imposición del rol reproductivo biológico y social. Endo-
discriminación en general, abuso sexual, expulsión familiar.
¡Cuidado!
Las locas venimos en masa
Las locas sacamos las uñas
Y zas
Te arañamos la mejilla y te escupimos
Las locas desviadas torcidas feas y extrañas
Te retamos
Te pegamos con el bolso te metemos un dildo
Y te escandalizamos toda
¡Cuidado!
Las locas lo invadimos todo
Tenemos negocios
Somos tus doctoras maestras y monjas
Las locas estamos por todas partes
Nos casamos
Adoptamos niñas huérfanas y las estropeamos
Te vendemos el pan que hemos amasado
Con nuestras manos de culo de pecado de noche
Te rozamos en el metro te pagamos el sueldo
Te limpiamos las camisas
Y te incomodamos en saunas y vestuarios¡Cuidado!
Las locas somos todas y estamos cabreadas
Las locas te arañamos te pegamos y escupimos
Te mostramos nuestros queer-pos te tocamos el falito
Te sobamos las ideas y rompemos tus esquemas
¡Cuidado!
Que va ser que ahora no tememos a tus perros
A tus porras a tus palabras a tus condenas
O a estar presas
Porque ya hemos estado ahí mucho tiempo
Generaciones de exilios condenas cárceles campos
Palizas sangre dolor lágrimas travesti de mierda
Maricón bollera contranatura vergüenza ajena
¡Cuidado! Las locas contagiamos
Te pegamos cualquier cosa te volvemos rarita
Sin quererlo
¡Cuidado!
Las locas contagiamos
La fuerza el coraje
Las ganas de luchar
Y el poder vivir
por fin
sin miedo
Txus García
El 15 de diciembre próximo pasado
la Sala Constitucional del Tribunal
Supremo de Justicia (TSJ) de la República Bolivariana de Venezuela
declaró con lugar la acción de amparo constitucional que
hace justicia alpequeño Salvador Gabriel. A partir de ahora él podrá ser inscrito en el
registro civil venezolano con el apellido de sus dos mamás: Ginyveth Soto
Quintana, esposa de Migdely Miranda Rondón y, además, es declarado
heredero de los bienes de su madre fallecida.
En dicha sentencia se interpreta el artículo 75 de la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela, en el sentido de que la jefatura de
las familias pueden ejercerlas las familias homoparentales, y por ende el
Estado brindará protección sin distinción, a toda forma de conformación
de la familia, incluyendo a los niños, niñas y adolescentes nacidos en
familias homoparentales, gozando de todos los derechos y garantías
consagradas a favor de las personas en el ordenamiento jurídico al igual
que cualquier otro niño que haya nacido dentro de una familia
tradicional, informa el máximo tribunal del país a través de un boletín
de prensa.
En Venezuela existen, según el último censo del año 2011, unas 6 mil
familias homoparentales constituidas,
a raíz de esta sentencia se verán
protegidas por el Estado.
Según Platón en su Banquete: Originalmente tres eran los seres; lo varón
por nacimiento y por principio engendro del Sol; lo hembra de la Tierra
y lo común de ambos, engendro de la Luna, que la Luna participa
también de ambos. Por eso los tres eran circulares y circular su marcha,
por ser semejantes a sus progenitores. Eran temibles por su robustez y
por su fuerza y con pensamientos tan grandiosos en sus mentes que la
emprendieron contra los dioses. Deliberaron pues entre si Júpiter y los
demás dioses sobre lo que iban a hacer y no daban con la salida, porque
no lo era la de extinguir tal linaje a rayos, cual el de los gigantes,
puesto que con ello se acabarían los honores y desaparecerían los
sacrificios, ni había manera de permitir semejante descaro. Y después de
mucho pensarlo, habló Júpiter y dijo de esta manera: Me parece haber
dado con la traza, para que haya seres y cese con todo su insolencia:debilitarlos. Voy, dijo, a dividir a cada uno en dos, con lo que
resultarán más débiles y a la vez más útiles para nosotros por haber
crecido en número. Andarán rectos sobre dos piernas. Y si les da aún
por insolentarse y no quieren llevar la fiesta en paz, los dividiré, dijo,
una vez más en dos, de modo que anden a saltos, sobre una pierna.
Y diciendo y haciendo, cortó a cada uno en dos. Y a medida que los
iba cortando ordenaba a Apolo que diera media vuelta al rostro y a la
mitad del cuello, hacia el corte para que viendo su sajadura, se
volvieran más compuestos y mandó que lo demás lo curase simplemente.
Apolo dio media vuelta al rostro y recogiendo por todas partes piel
hacia lo que ahora llamamos vientre, dejando esa abertura que se llama
ombligo. Alisó casi todos los demás pliegues. Y enderezó el pecho.
Dejó, con todo, algunos pliegues alrededor del vientre y del ombligo,
para memoria de este prístino suceso.
Cortada pues así en dos la humana naturaleza, se lanzaba una mitad hacia
su otra mitad con ansias de unión, rodeándose los brazos en abrazo y
en mutuo entrelazamiento, deseando hacerse otra vez uno; y se morían
de hambre y perecían de inanición por no querer hacer nada una parte
sin la otra.
Compadecido Júpiter, aprestó otra traza, y fue que de traseras cambió
de lugar las vergüenzas y las puso delanteras, que hasta entonces tenían
por fuera y engendraban no los unos con los otros, sino en Tierra, cual
cigarras. Cambiándolas ,pues, al lugar
delantero hizo que la generación
la hiciesen unos con otros, el varón en la hembra. Y precisamente por
estos fines, para que, si se encontraban varón con mujer, en su unión
engendrasen y por ella renaciese la raza. Y si el varón con el varón
llegase a acierta saciedad, hiciesen en ella una pausa y volvieran sus
manos a otras obras y sus cuidados a otras vidas.
Es pues cada uno de nosotros por naturaleza gajo de otro, de uno que
era. Y así va cada uno buscando su gajo: los varones que sean cortes
de aquel todo que en otros tiempos se llamó Andrógino, son amantes de
mujeres y de ellas salen los más adúlteros y a su vez todas las mujeresamantes de varones y adúlteras proceden de ese mismo tipo; mientras
que las mujeres que sean cortes de mujer, no hacen gran caso de los
varones, les da más bien por las mujeres. Y de ese tipo salen las
tribadas. Y los que son cortes de varón van tras varones.
Divide et impera, diría más adelante el emperador romano Julio Cesar. Y
aplicando la misma lógica Aristóteles sentenció que “el macho es superior
por naturaleza y la hembra inferior; uno gobierna y la otra es
gobernada; este principio de necesidad se extiende a toda la
humanidad”.
Para la segunda mitad del siglo XX , antropólogos como Margaret Mead
observaron a distintas culturas para investigar sus hábitos y sus
representaciones. Estos antropólogos descubrieron que hay muchas formas
en las que se relacionan los sujetos del mismo sexo, las cuales, desde la
perspectiva de las culturas occidentales, podrían ser consideradas
prácticas homosexuales.
A partir de tales observaciones la definición de masculino y femenino
dejó de elaborarse desde la perspectiva de la ley natural. Hoy sabemos
que así como no hay una naturaleza femenina o una naturaleza masculina,
tampoco existe una ley natural del amor o de la sexualidad. Ni la
masculinidad, ni la femineidad ni el amor, ni el erotismo son naturales;
todos estos conceptos son constructos
culturales e históricos.
Así, desde que el macho y la hembra cedieron el paso al hombre y a la
mujer, la ley natural del instinto y de la cópula se volvió obsoleta para
explicar la complejidad de lo que significa ser un humano, en especial si
se toman como punto de partida la sexualidad, el deseo, el erotismo,
los placeres y las prácticas de éstos. En palabras de Foucault, el sexo se
problematizó cuando trocó en sexualidad, pues ésta ya incluye una
demanda de amor, de afecto y de una construcción del otro.Antes de que los europeos invadieran NuestrAmérica, lxs nativxs que
tenía características tanto "masculinas" como "femeninas" se les
consideraba dotadxs de dones,
que les hacían capaces
de entender los
dos lados de todo. Se les llamaba “Dos espíritus”.
Hay registro de que los monjes católicos españoles destruyeron, muchos
de los códices aztecas con el fin de erradicar los relatos y las creencias
nativas tradicionales relativas a los 'Dos espíritus'. A sangre y fuego,
distintivo imperial, los cristianos forzaron a los “Dos espíritus” a vestirse
y actuar de acuerdo a los nuevos roles de género designados por ellos.
Cuando las niñas no juegan a la muñeca sino que se trepan a los
árboles, cuando rechazan los vestidos y el color rosa, en definitiva
cuando no se comporta como se espera los estigmas aparecen como
mecanismos de adoctrinamiento: Marimacho, machona, varonera, india y
mal educada son las primeras agresiones que demarcan los límites que no
deben ser trasgredidos. Por su parte, los niños también tienen juegos
en los que debe ensayar su futura masculinidad hegemónica. No llorar, ni
usar el color rosa, no vestirse de princesita ni pintarse los labios,
ejercitar su fuerza jugando a la lucha. Autos, camiones, aviones y
barcos, son juguetes ideales para los niños. Los roles genéricos son
aprehendidos en la más tierna edad y el sexismo estridente de los
juguetes reprime y limita la libertad en la infancia. La familia, la
escuela, y los medios de comunicación están sincronizados para afianzar
los estereotipos de género. La diversidad de identidades genéricas o
bien es invisibilizada o estigmatizada y patologizada por el imperio.
Al contrario de lo que vemos en la actualidad, la gente de 'Dos
espíritus' antes de la invasión europea, era altamente venerada y las
familias que tenían un miembro así entre ellos era considerada sagrada.El término tercer género sirve para describir individuos
que no se
consideran hombres o mujeres, al igual que la categoría social
genderqueer, presente en aquellas sociedades que en la actualidad
reconocen tres o más géneros. El estado de ser, ni femenino, ni
masculino, puede entenderse en relación al sexo, rol genérico, identidad
de género u orientación sexual.
En Occidente, las personas LGBT e intersexuales somos considerados
parte del tercer género. Con “tercero” se entiende que suele significar
“otro”, algunos antropólogos han descrito un cuarto, quinto, e incluso
muchos más géneros.
Más allá del género, la construcción social de la identidad tiene más que
ver con el poder que con la biología. Ya Michel Foucault lo ha
desarrollado en su historia de la sexualidad y la locura: las categorías
dan poder a quien es capaz de administrarlas, ya se trate de la ciencia
psiquiátrica o de la sociedad capitalista.
En términos filosóficos, una categoría sirve para delimitar una idea; en
términos sociales, para delimitar la acción de una persona; en términos
políticos, para delimitar sus derechos.
En este sentido, lo "heterosexual" comenzó operando no como una
categoría que buscara normalizar la unión de hombre y mujer sino,
paradójicamente, como una que buscaba que no se penalizaran las uniones
del mismo sexo.
Según Hanne Blank en su
libro Straight (Heterosexual), el término fue
acuñado a mediados del siglo XIX por un periodista austrohúngaro
llamado Károly Mária Kertbeny.
Él uso la palabra "heterosexual"
(diferentes sexos) y "homosexual" (mismo sexo) tratando de mostrar a
la opinión pública que existen estos dos tipos de personas con igualesderechos sexuales y que no pertenecen a una jerarquía, sino que
simplemente tienen diferentes elecciones de objetos de deseo.
El contexto era el de una ley que volvía ilegal el intercambio sexual
entre personas del mismo sexo, las cosas, sin embargo, no cambiaron
mucho con estas categorías, pues en nuestros días se sigue penalizando
la homosexualidad en contextos fundamentalistas (ISIS) o terapéuticos,
en Rusia y China.
El término lesbianismo, que designa la homosexualidad femenina, viene de
Lesbos, una isla griega donde vivió la poetisa Safo en el siglo VII antes
de Cristo. Safo cantó a la belleza y al amor a las mujeres y fundó en
la isla de Lesbos una escuela de canto, música y danza para las jóvenes
que querían aspirar a una cultura elevada y al desarrollo de las artes.
Safo llamaba a su escuela la Casa de las Musas. En ella no sólo se
cantaba al amor entre mujeres, también se componían versos, llamados
epitalamios, para las fiestas de bodas. Pero fue la fama del amor que
cantaba Safo y otras discípulas de su escuela de Lesbos la que llevó,
posteriormente, a definir como lesbianismo la relación sexual y/o afectiva
entre mujeres.
Hay muchas maneras de ser lesbiana, se podría decir que casi tantas
como mujeres que se sienten atraídas por otras mujeres. El llamarse a
una misma lesbiana es una decisión que depende de la propia historia
personal, del contexto social en donde nos hallamos y sobre todo de la
voluntad.
El lesbianismo no escapa a los tabúes y los estereotipos. La imagen de
una lesbiana tipo “Dos espíritus” es la de una mujer con amaneramientos
viriles, de pelo corto, sin pintar, adusta y seria, sin hijos. Imagen que
se ha perpetuado en el tiempo y que limita lo que es la realidad de la
experiencia lesbiana, sin duda mucho más variada y variopinta.Las mujeres que nos sentimos atraídas por otras mujeres
somos
diversas: mujeres ricas y pobres; de derecha y de izquierda, ejecutivas,
empleadas de hogar, políticas y parlamentarias, amas de casa, casadas,
con y sin hijos, estudiantes, jóvenes, mayores, deportistas. Somos de
caracteres y físicos muy diversos: gordas, flacas, ultrafemeninas, muy
masculinas, con o sin gusto por los maquillajes, tristes, divertidas,
simpáticas, con faldas y pantalones, ateas, religiosas, etc.
Una mujer lesbiana no tiene características externas que la distinga de
las demás mujeres.
Cierto ministro británico de finales del siglo XIX encargó una ley
que castigaría las conductas sexuales desviadas. Pero cuando estaba
repasando el proyecto, tachó todo lo referente a la homosexualidad
femenina porque “él no podía presentar eso a la reina: las mujeres no
hacían tales cosas”.
El ocultamiento y la invisibilidad son pautas que han marcado el mundo
homoerótico femenino a lo largo de la historia.
Las mujeres que nos sentimos atraídas por otras mujeres corremos el
riesgo de ser maltratadas en sociedades donde se considera que
llevamos la “vergüenza" a nuestras familias y comunidades.
La situación legal y social de las lesbianas varía a lo largo de las
regiones del mundo.
En algunos países disfrutamos de niveles de protección legal frente a la
discriminación por nuestra orientación sexual, sin embargo, 70 países
entraron en el siglo XXI con leyes que prohíben las relaciones
homosexuales, y al menos en nueve países las conductas homosexuales
pueden castigarse con la pena de muerte.En muchos países las lesbianas estamos expuestas a la homofobia, pero en
otros la naturaleza de las familias está cambiando para incluir a las
parejas del mismo sexo.
Las estadísticas sobre la violencia contra las mujeres en las relaciones
lésbicas son escasas.
“tratamiento" para
A menudo son violadas como castigo o como
“reorientar”
su sexualidad. Las mujeres lesbianas de
color sufrimos discriminación compuesta de racismo, sexismo, clasismo y
homofobia, y sólo desde 1991 la Organización Mundial de la Salud eliminó
la homosexualidad de su lista de enfermedades.
La Directiva de la Unión Europea que marca los requisitos para alcanzar
el estatuto de refugiado, deja a los Estados miembros la posibilidad de
reconocer como razón de persecución la orientación sexual. Algunos
Estados de la Unión Europea como Holanda y Bélgica, ya recogen
expresamente en sus normativas "persecución por
motivos de orientación sexual" como causa para la concesión de asilo.
Los modos de persecución y violación de derechos humanos, son muchos,
pero quisiera ilustrar la situación de mujeres lesbianas y mujeres
transexuales en el mundo utilizando casos de violaciones de derechos
humanos que responden a diferentes modos de ataque:
Tras ser descubierta su orientación sexual, Irina fue víctima en 1995 de
torturas, malos tratos y violaciones para que cediera la custodia de su
hijo y se sometiera a tratamiento psiquiátrico. Un día, los
detectives contratados por sus padres secuestraron a Irina a punta de
cuchillo y se la llevaron a un apartamento, donde, junto con otro
hombre, la violaron para “darle una lección” y “reorientar” su identidad
sexual.
En 2008,doce alumnas –de edades comprendidas entre los 16 y 22 años-de una escuela de Douala, Camerún, fueron expulsadas tras la decisión
del consejo de disciplina de su escuela, basada en investigaciones
llevadas a cabo por las autoridades escolares.
La abuela de una de las alumnas expulsadas declaró a la policía que su
nieta había sido “inducida” a mantener relaciones lesbianas por otras
jóvenes. La policía forzó a la mujer a revelar los nombres de tres de
las amigas lesbianas de su nieta.
Manifestaciones y concentraciones como las del Día del Orgullo suelen
ser aprovechadas para lanzar ataques contra la comunidad. Por ejemplo,
en junio de 2007, en Estados Unidos, un agente de policía fuera de
servicio asaltó a tres mujeres lesbianas durante un altercado en una
autopista cuando dos de las mujeres se dirigían en coche a la
celebración del Día del Orgullo. Las mujeres han
declarado que el policía les apuntó con una pistola, las asaltó, usó
lenguaje homófono y las empujó hacia el carril por donde circulaban los
coches. La tercera mujer, que pasaba por allí y paró para intentar
ayudar, ha declarado que el policía también la intentó agredir. Las tres
mujeres también alegan que los policías en servicio que acudieron
redactaron informes falsos para encubrir al agente, a pesar de que un
testigo llamó a la policía diciendo que había visto a un hombre
agrediendo a una de las mujeres.
En 2004, una mujer de Athens, Georgia, denunció que un ex policía del
condado la había obligado a entrar en su propio apartamento a punta de
pistola y la había violado por ser lesbiana. Según su relato, el agente le
dijo que iba a "darle una lección".
En octubre de 2003, dos policías le dieron el alto en Los Ángeles a una
mujer transgénero indígena cuando caminaba por la calle a primera hora
de la mañana. Según su testimonio, los policías la esposaron y la llevaron
en un auto patrulla a un callejón de Hollywood Boulevard, donde lagolpearon, la insultaron y la violaron. Después la arrojaron al suelo y le
dijeron que había tenido "su merecido".
En Uganda, el 20 de mayo de 2008 dos personas bailaban en el Capital
Pub de Kampala cuando fueron aprehendidas por los porteros del
establecimiento, que las hostigaron y golpearon mientras les preguntaban
si eran hombres o mujeres y las “acusaron” de
ser homosexuales. La dirección del Capital Pub llamó a la policía, que
detuvo a ambas personas durante cuatro días en comisaría. Durante este
período, los policías les propinaron reiteradas palizas y otros detenidos
besaron, acariciaron e hicieron proposiciones sexuales a una de las
detenidas, a quien un policía desnudó y toqueteó los genitales. Tras ser
puestas en libertad bajo fianza, ambas fueron acusadas formalmente de
escándalo público.
En noviembre de 2016, dos mujeres bailaban, entre ellas, en un local
nocturno de San Felipe, estado Yaracuy, un mesonero les advirtió que su
conducta era inadecuada, como continuaron bailando, les quitaron la
música, después se negaron a seguir vendiéndoles cervezas, intentado
resistir el abuso buscaron apoyo entre los presentes pero estos se
mostraron indiferentes, mientras otros se burlaron de ellas.
Intimidadas se retiraron del lugar.
Una semana después Vive TV,
canal televisivo del estado venezolano,
promocionaba la transmisión de la película de 1995, Boys on the side (Los
Chicos a un lado) protagonizada por Whoopi Goldberg, Mary-Louise
Parker y Drew Barrymore, sobre la vida de tres mujeres que se unen
para
emprender juntas un viaje en coche desde Nueva York hasta San
Diego. Ellas son Jane (Whoopi Goldberg), lesbiana; Robin (Mary-Louise
Parker), enferma de sida; y Holly (Drew Barrymore), una joven
promiscua que espera un bebé, y cuyo compañero sentimental muere
accidentalmente de modo violento. Me preparé, cotufas incluidas, paraver esta querida película, con la alegría incluida de que era el canal del
estado quien se atrevía a trasmitir una película protagonizada por una
mujer negra, pobre, lesbiana y norteamericana. La cita era un viernes a
las 9 de la noche, pero solo alcancé a ver los créditos iniciales, antes
de que el canal fuera censurado y quedara “fuera del aire”. Por la
experiencia padecida por mi amiga en el local nocturno,
supongo que la
señal fue cortada localmente, en San Felipe o Yaracuy y que en el resto
del país pudieron disfrutar del film.
Las Naciones Unidas y otras organizaciones han documentado violencia
física y psicológica generalizada contra personas de la comunidad LGBTI
en todas las regiones, incluyendo asesinatos, agresiones, secuestros,
violaciones, violencia sexual, así como torturas y malos tratos, tanto en
el ámbito institucional como en otros. Las mujeres lesbianas, bisexuales y
trans
se encuentran particularmente expuestos al riesgo de violencia
física, psicológica y sexual en el ámbito familiar y comunitario. A
menudo, las personas Lesbianas, Gays, Bixesuales, Trasexuales e
Intersexuales (LGBTI) son víctimas de violencia y discriminación durante
emergencias humanitarias y cuando huyen de persecuciones, buscando
refugio. También pueden ser objeto de abusos en el ámbito de la salud,
incluyendo las llamadas «terapias» perjudiciales y reñidas con la ética que
intentan cambiar la orientación sexual, las esterilizaciones forzadas o
coercitivas, los exámenes anales y genitales forzados y las cirugías y
tratamientos en niños/as intersex que son sin su consentimiento e
innecesarios. En muchos países la respuesta a estas violaciones no es
adecuada, no se denuncian y a menudo no se investigan o encausan
judicialmente de manera apropiada, dando lugar a una gran impunidad, a
la falta de justicia y a la carencia de soluciones y apoyo a las víctimas.
Los/as defensores/as de derechos humanos que luchan contra estas
violaciones suelen ser perseguidos/as y se enfrentan a limitaciones
discriminatorias en sus actividades.
Los Estados deben respetar las normas internacionales de derechoshumanos en materia de no discriminación, aplicando entre otras las
siguientes medidas:
 Prohibiendo la discriminación contra adultos/as, adolescentes y
niños/as LGBTI en todos los ámbitos, incluyendo educación,
empleo, sanidad, vivienda, protección social, justicia y situaciones
de asilo y de privación de libertad;
 Garantizando el reconocimiento legal de la identidad de género de
las personas trans sin condiciones abusivas;
 Combatiendo los prejuicios contra las personas LGBTI mediante el
diálogo, la educación pública y la formación;
 Garantizando que las personas LGBTI sean consultadas y participen
en la elaboración, aplicación y seguimiento de leyes, políticas y
programas que les afecten, incluyendo iniciativas humanitarias y de
desarrollo.
Las personas LGBTI se enfrentan a una discriminación y exclusión
generalizada en todos los ámbitos, incluyendo formas múltiples de
discriminación en base a factores como el sexo, la raza, la etnia, la
edad, la religión, la pobreza, la migración, la discapacidad y el estado
de salud. Los/as niños/as se enfrentan al acoso escolar, a la
discriminación o a la expulsión de las escuelas por su orientación sexual o
identidad de género, ya sean reales o percibidos, o por la de sus
padres o madres. Entre las/os jóvenes LGBTI rechazados por sus
familias existen unos alarmantes niveles de suicidio, falta de vivienda e
inseguridad alimentaria. La discriminación y la violencia contribuyen a la
marginalización de las personas LGBTI y a su vulnerabilidad frente a
enfermedades, incluyendo la infección por el VIH, y al mismo tiempo se
les niega asistencia sanitaria y se mantienen actitudes discriminatorias y
de patologización contra ellos/as, tanto en el ámbito de la salud como
en otros. A las personas trans se les suele negar el reconocimiento legal
del género en el que se identifican y enfrentan condiciones abusivas,
como esterilizaciones, tratamientos o el divorcio con carácter forzoso
para obtenerlo, por lo cual sufren situaciones de exclusión ymarginalización. La exclusión de personas LGBTI de la elaboración,
aplicación y seguimiento de las leyes y políticas que les afectan perpetúa
su marginalización social y económica.
Lo personal es político
Me enamoré de Julia Elisa, mi madre antes de verla, me encantó
vibración de su voz, el ritmo de
su respiración,
la
el bombeo de su
corazón, su espíritu. De mi abuela Edith Elena, que solía declamar de
memoria: “En los ojos de una bella hay más de un misterio; hay dos; el
dulce misterio de ella, y el gran misterio de Dios”. De Daniela viéndola
crecer. Porque “peor que no tener vista es no tener visión”. Ellas
fueron mis primeros amores, los de la infancia, los ingenuos. Antes de
notar que mis sentimientos no eran “correctos”. Tendría a lo sumo 14
años y sintiéndome atraída por mis primas y amigas, más que por los
varones con los que tuve escarceos y contactos pueriles, le pregunté a
mi padre, mi amado padre: ¿Que prefieres una hija
drogadicta o
lesbiana? Y el sabiamente me respondió que los drogadictos se dañan a
si mismos y que aunque los
social, el
homosexuales sufren mucho el rechazo
elegiría esta opción.
Inspirado en el poeta Cavafis, años después, mi padre escribió:
Homofobia
Sin compasión, con vil saña, con crueldad
con frialdad y dureza inconmovibles
levantaron sus muros invisibles
de discriminación, prejuicios y maldad.
Fui condenado a un terrible aislamiento
sin cadenas, sin puertas y sin rejas
que sufrí sin ningún resentimientoque aguanté, sin reproches, sin lágrimas, sin quejas.
Me cercaron, me rodearon de espinas
de intrigas, de burlas hirientes
y sarcasmos en salones y esquinas.
Mientras sus rostros ocultaban sonrientes
sus despiadados
muros invisibles
!Qué crueles! !Qué duros! Qué insensibles!
Se calcula que cada dos días una persona homosexual es asesinada en el
mundo debido a actos violentos vinculados a la homofobia. El concepto
fue
acuñado en 1971 por el psicólogo estadounidense George Weinberg.
La homofobia no es algo innato a los seres humanos. Como todo lo que
un humano hace, la homofobia se aprende. Aprendemos a odiar
a través
de los mensajes que nos envía la familia y la sociedad.
Según el último informe del Instituto Nacional de Rehabilitación de
los Homofóbicos de México, los individuos homofóbicos son producto de
un control sexual extendido a todos los aspectos de su vida; de una
serie de restricciones afectivas y de una desorientación que proviene de
la falta de información y del temor.
El reconocimiento de la homofobia como un problema de tipo social e
histórico ha proporcionado las bases para su manejo teórico y
terapéutico. Varios estudiosos de la respuesta homofóbica han comentado
ya que, en última instancia, la homofobia es el rechazo a la diferencia;
por eso tiene todos los atributos básicos y la fuerza irracional de otros
prejuicios sociales.
Después de examinar el perfil del carácter de los individuos
homofóbicos, los investigadores han deducido que la homofobia está
arraigada en el mismo terror a lo desconocido que determina los
prejuicios raciales o religiosos, por ejemplo.Un
factor
importante
que
mueve
a
los
individuos
homofóbicos
a
comportarse como lo hacen es un sentimiento de amenaza a sus formas
de pensar y de vivir. Y la defensa contra esa supuesta amenaza se
expresa en una respuesta combinada de rabia y paranoia.
Aunque
las
fijaciones
homofóbicas
se
empiezan
a
perfilar
desde
la
infancia, se sabe que las relaciones familiares no es el único factor que
determina la severidad de las respuestas homofóbicas. Se ha descubierto
que las relaciones extrafamiliares (en la escuela, con los amigos, con los
medios de comunicación) juegan un papel decisivo en el desarrollo de los
prejuicios sexuales de los niños en crecimiento. Casi no hay duda de que
ya existe homofobia en un niño que rechaza terminantemente jugar con
muñecas, por ejemplo o en una niña que hace lo mismo con el objeto o
juegos que supuestamente simbolizan lo masculino.
Nunca escuché a mi madre declararse homofóbica aunque si decía
sospechar, despreciar,
a
los hombres
que usaban sandalias, cabellos
largos o camisas rosadas:
Alguien ha calificado en algún momento
a todo el mecanismo lateral de esas personas
que no son ni blancas ni negras, como un «cuadro en lila»;
y así se ha extendido a todo el movimiento
la acepción de ese delicado, blando y semi-silenciado color.
Se habla de la «noche lila» de Berlín,
se califica a los pertenecientes a esa casta como «lila».
Si, existe un himno para el grupo.
Que pronto - fijaos -
brillará nuestro Sol
también de noche.
Entonces habremos alcanzado los mismos derechos.
No sufrimos, ¡sino que somos sufridos!Das Lila Lied (La canción violeta) es el primer himno gay (1920) del que
se tiene noticia,
tuvo un mucho éxito en su momento. Con la creación
de la República de Weimar comenzó para los gays y lesbianas una corta
época de relativa aceptación social. Fue un continuo paso adelante y
otro atrás según las condiciones políticas, pero gracias al establecimiento
de derechos democráticos básicos y la desaparición de la censura previa,
la comunidad (LGBTI) mejoró su situación, sobre todo en las ciudades,
siendo Berlín el centro de una nueva subcultura homosexual.
El periódico Staatsbürgerliche Zeitung comentó la canción en la edición
del 27 de febrero de 1921: « cada vez son más desvergonzadas las
apariciones públicas de los desviados sexuales, haciendo más
grande el
peligro de contagio, sobre todo para nuestra juventud.»
Ellos, mis hermanos morochos,
no comprendían lo que antes que yo,
sabían. Siempre que podía elegir mi vestuario, era “lila”: trajes de
pantalón y chaqueta con bordados amarillos, botas. Amo las botas, las
camisas brillantes y los pantalones acampanados. Los conflictos familiares
eran tan intensos y frecuentes que comencé a irme de casa,
intermitentemente, desde los 12 años.
En 1980 Adrienne Rich, una intelectual feminista y lesbiana, publicó un
artículo que cambiaría la historia del feminismo y moldearía el campo de
los estudios sobre sexualidad. Desde su osado título, “Heterosexualidad
obligatoria y existencia lésbica”, el artículo puso en el ojo del huracán
uno de los conceptos teóricos más importantes de las últimas décadas.
Rich no acuñó la expresión, el término ya venía usándose en algunos
contextos. La “heterosexualidad obligatoria” fue catalogada como crimen
contra las mujeres por el Tribunal de Bruselas sobre violencia contra las
mujeres en 1976.El artículo de Rich es
un agudo análisis de la manera en la que la
heterosexualidad ha sido impuesta en las sociedades y el pensamiento
occidental, y cómo hasta entonces este hecho continuaba siendo ignorado
incluso por movimientos tan ferozmente críticos como el feminismo. Con
este planteamiento la autora ataca dos prejuicios persistentes
relacionados con la sexualidad de las mujeres: en primer lugar, que éstas
se hallan orientadas sexualmente hacia los varones de manera innata; y,
en segundo lugar, que el lesbianismo es una representación de recelo
hacia los hombres.
Los mecanismos de disciplinamiento y sometimiento para la instauración de
la heterosexualidad son múltiples y todos se anclan en la violencia contra
hombres y mujeres que va desde lo físico hasta lo psíquico pasando por
lo simbólico.
Rich enumera un amplio número de prácticas en las cuales se expresa la
manera en que opera la Heterosexualidad Obligatoria.
La primera de ellas es negar a las mujeres el desarrollo de su
sexualidad, y se refleja en prácticas tales como la ablación de clítoris o
su negación psicoanalítica; la negación de la existencia lesbiana a través
de asesinatos, persecuciones, expulsión de la historia; restricciones contra
la masturbación, entre otras.
La segunda práctica que disciplina y somete a las mujeres es la
imposición de la sexualidad de los varones, reflejado en prácticas tales
como las violaciones (incluida la marital) y maltratos a las esposas; en el
incesto padre-hija, la prostitución, el harén, la ideología del idilio
heterosexual; en representaciones pornográficas de mujeres respondiendo
positivamente a la violencia sexual y a la humillación, cuyo fundamento es
la noción de que el impulso sexual masculino equivale a un derecho
inviolable que, una vez desatado, no admite un “no” por respuesta.
Eran aquellos años 80
de la libertad sexual ilimitada que el sida socavo
sin dar termino a la fiesta: “En un principio la comunidad homosexual fue
culpada de la aparición y posterior expansión del sida en Occidente.Incluso algunos grupos religiosos llegaron a decir que el sida era un
castigo de Dios a los homosexuales (esta creencia aún es popular entre
ciertas minorías de creyentes cristianos y musulmanes). Otros señalan que
el estilo de vida «depravado» de los homosexuales era responsable de la
enfermedad”.
En las aulas de la Universidad Central
de Venezuela a
posmodernidad se desmontaba todo, hasta la historia y
golpes de
ciertos
profesores se preguntaban ¿Ingenuamente? ¿Por qué cuando hablamos de
cine terminamos hablando de dinero?,
mientras en los pasillos las almas
piadosas apostaban: el siglo próximo será religioso o no será.
Y más
allá de Plaza Venezuela, en la ciudad, también interrogaba,
retóricamente, un chiste de entonces: ¿Dónde van los negros cuando
mueren?, ¿Dónde van pobres cuando mueren?, ¿Donde van los maricones
cuando mueren? Y finalmente ¿Donde van los negros, pobres y maricones
cunado mueren?. Respuesta: Al Ateneo, refiriéndose al extinto Ateneo de
Caracas (donde ahora funciona UNEARTES) centro en el que
gravitábamos
entre libros, cervezas, películas, cafés y teatros.
En ese tiempo escribí un documento, lamentablemente extraviado, que
titulé: La lógica de mis derechos, un alegato globalizado a favor de mi
derecho a la felicidad, centrado en mi
ser lesbiana. Se lo leí a todos
con quienes estaba en contacto, parientes y amigos. Los más
retrógrados miraron para un lado. Nadie se atrevió a censurarme. Con
el lesbianismo pasa lo que con otros otros “ismos ”: racismo, sexismo,
clasismo, machismo. Existen, aunque personalmente, no conozco a nadie
que los asuma. Fui feliz en medio de la tormenta, hasta que “Mi novia
Itala” se cansó de comer flores y se casó con un
príncipe luso que se
la llevó al norte. El deseo de su progenitora, expresado a viva voz el
día de la boda: Espero que cuando
justifica su elección.
la devuelvas sea
en un ataud,Miedo de un planeta queer,
En 1991 Michael
pleno de máquinas célibes
Warner desarrolla el término heternormatividad según el
cual la sexualidad se normaliza y se reglamenta en nuestra cultura y las
relaciones heterosexuales idealizadas se institucionalizan y se equiparan
con lo que significa ser humano.
La heteronormatividad expone que existe un complejo sistema que asume
e impone (directa e indirectamente) la heterosexualidad a
todos los
miembros de la sociedad.
Sin negar la responsabilidad (ética y penal) que cada individuo tiene
sobre sus acciones, el concepto de heteronormatividad permite entender
que la vulneración de derechos que muchas personas de la comunidad
LGBT experimentan todos los días, no se debe sólo a actos personales
de odio o burla, sino a que se asume que la heterosexualidad, por ser
más común, es también más deseable. Es decir, se le asignan virtudes
éticas y morales a la atracción emocional y física de la hegamonía.
La heteronormatividad es un sistema social e ideológico fundando en la
creencia de que la heterosexualidad es moral y éticamente superior a
cualquier otra forma de sexualidad. Asume que todas las personas son y
deben ser heterosexuales y tilda de “problemáticos, desviados o
enfermos” a quienes no se identifican de esta manera. Por lo tanto, se
estigmatiza, denigra, margina y despoja de derechos a quienes no sean
heterosexuales.
Así, pese a que dentro de la heteronormatividad haya un cierto margen
para discursos fundados en la “tolerancia”, la diversidad sexual no es
vista como algo deseable y, en consecuencia, es inconcebible trabajar
conscientemente para construir una sociedad con más personas de
identidad y orientación sexual diversa.Paradójicamente, en muchos casos lo que lleva a la discriminación y
violencia contra gays, lesbianas, bisexuales o pansexuales no es el miedo
o “fobia” que un individuo supuestamente siente al ver a una persona no
heterosexual. Por el contrario, es una consecuencia lógica en una
sociedad que define la heterosexualidad como condición para alcanzar una
ciudadanía plena y ser reconocido y valorado como una persona digna de
respeto y amor.
Según Jean Baudrillard
simulación.
en los años 90 termina la orgía y comienza la
Caracas es arte, parte, comunión, profusión y expansión.
De Petare al 23, a la Amada, le leí LAS ELEGIAS DE DUINO, en
castellano:
.y la noche, cuando el viento
lleno de espacio cósmico nos roe la cara:
¿Para quién no permanecería aquélla, la anhelada,
la tierna desengañadora, ahí, dolorosamente próxima
al corazón solitario? ¿Es más suave con los amantes?
Ay, ellos sólo se ocultan uno a otro su suerte.
¿Todavía no lo sabes? Arroja el espacio que abarquen
tus brazos hacia los espacios que respiramos; quizá
los pájaros sientan el aire ensanchado con un vuelo
más íntimo.
Y a Nietzsche en el balcón de la madrugada.
Hasta que llegó el Comandante y mandó a parar
Dando inicio, junto al siglo, a un cambio radical: vida o muerte de
Pacha Mama.
laRevolución
Te llevaste a Milin, su Toyota,
nuestro hierro,
el Super cable, la internet,
mi eco drive,
my life.
Ahora
No me como a mis amigos, soy vegana
Ni fumo, café, ni caña
soy lesbiana
que ha dado la talla en duras batallas.
En días aciagos del 2008, visité un par de veces a un eminente
psiquiatra de la valencianidad y en la tercera cita, cuando mencioné mi
ser lesbiano, me dijo que esa patología la trataban con éxito en Cuba,
razón por la cual no volví a verle.
En 1973 la APA (American Psyquiatric Asociation) dejó de incluir la
homosexualidad como una patología, enfermedad o desorden en el DSM
(Diagnostic and Stadistical Manual of Mental Disorders). En el DSM I
(1952), aparecía como conducta patológica; en el DSM II (1968) como
sexualidad desviada. En 1980 en el DSM III, sólo figuraba la
homosexualidad egodistónica como categoría. Hoy no es considerada por
el DSM IV o el ICD-10 como tal.
Esto significa que la comunidad científica internacional, acuerda que la
homosexualidad no es una enfermedad ni un desorden de la
personalidad. Y aunque esto es reconocido así tardíamente, aún en la
actualidad hay una falta de sintonía con los avances tanto en derechos
sociales como científicos con respecto a la cuestión dela homosexualidad. Existen textos y discursos profesionales basados en
diferentes enfoques psicoterapéuticos tratando de encontrar causas y
explicaciones, desde la biología, la genética, la psicología, las
neurociencias, y otras disciplinas, lo que revela muy sutilmente que aún
se piensa que hay algo raro en ser gay o lesbiana y hay que
buscar una explicación en las hondas raíces del ser.
Hace un mes y medio regresé de Holguin, gracias al Convenio Cuba
Venezuela tuve la oportunidad de recorrer la isla, de oeste a este y de
sur a norte. Pude
ver en los caminos impolutos a jóvenes de apariencia
delicada, ropas estrechas y sombreros de allá ancha,
Holguin , les vi
principalmente
exhibir
a
su belleza
a granel . En
con alegría, impunemente, gracias
Mariela Castro, hija del presidente Raúl Castro,
activista por los derechos de la comunidad LGBTI, también directora
del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (CENESEX).
Como ya mencioné gracias a la Misión Ciencia tuve la oportunidad de
cursar el Máster en Estudios de la Libertad Femenina, en la Universidad
de Barcelona España. Aprendí que hasta entonces yo me había
comportado como una buena hija del patriarcado. El patriarcado es el
sistema de dominación, la estructura básica, de todas las
sociedades contemporáneas. Se caracteriza por la autoridad, impuesta
desde las instituciones, de los hombres sobre las mujeres y sus hijos en
la unidad familiar . Sin la familia patriarcal, el patriarcado quedaría
desenmascarado como una dominación arbitraria y acabaría siendo
derrocado por la rebelión de “la mitad del cielo” mantenida bajo
sometimiento a lo largo de la historia.
Entre nosotrxs
Mientras los líderes de la revolución Bolivariana,a pesar de la homofobia
arraigada que impera en gran parte de la población, caracterizada porun fuerte estereotipo heteronormativo, reforzado por los medios de
comunicación y las producciones audiovisuales, sumado a los patrones
culturales típicos y a una matriz religiosa retrograda; hacen esfuerzos
por lograr la igualdad en derechos y garantizar una vida digna para
todas las personas, como lo indica la Constitución.
En las calles operan
Comités Anónimos de Acción Contra Homosexuales (C.A.C.H.O.), que
machacan, acosan y atormentan
nos
a los miembros de la comunidad que
resistimos a volver al closet o a marcharnos de nuestra Venezuela,
señalándonos además de de adictos, locos y parásitos , entre otras
malignas calumnias.
Y en las propias instituciones públicas estamos listados para evitar
nuestro ingreso. Por ejemplo, el CELARG, en 2015, hizo un llamado
público para dictar talleres literarios, envié una propuesta que para
mi sorpresa, aceptaron, me citaron, asistí al encuentro, acordamos
el programas, las fechas, el pago, yo feliz, sin embargo 10 días
antes de iniciar actividades me avisaron para informarme que los
talleres habían sido suspendidos hasta nuevo aviso. Meses después
dictaron los talleres, me enteré por los medios de comunicación y
sencillamente me excluyeron. Llamé para solicitar una explicación y
nada, excluida y punto. Seria conveniente incluir en el Convenio
Cuba Venezuela, el tratamiento de las fobias, específicamente la
homofobia.
La Constitución de Venezuela establece que "todas las personas son
iguales ante la ley", prohíbe actos de discriminación "que tengan por
objeto menoscabar el reconocimiento en condiciones de igualdad de los
derechos de toda persona" y que "toda persona tiene derecho al libre
desenvolvimiento de su personalidad"; sin mencionar explícitamente la
orientación sexual, identidad de género o expresión de género, aun así,
en la decisión de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia
de 2008 queda claro que las parejas homosexuales tienen todos losderechos, tanto civiles y políticos, como económicos, sociales y
culturales, pero que la Constitución no reconoce protección especial
equiparable al matrimonio, unión civil o concubinato entre un hombre y
una mujer para parejas del mismo sexo.
Hasta la fecha, no existe una ley ni instrumento jurídico que proteja
integralmente a las personas por su orientación sexual, identidad de
género o expresión de género.
Esperando se
haga justicia a nuestra comunidad en este nuevo llamado a
una Asamblea Nacional
Constituyente,
Me despido,
Atentamente,
Juliediela Hermoso Correa
C.I.: 6822327
julie.hermoso@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario