viernes, 9 de junio de 2017

DISCURSO PSICOPATOLÓGICO Y CONTROL SOCIAL

Allá por el Siglo XIX, en la década de 1830, un grupo de científicos liderados por
Samuel Cartwright y el influyente Benjamin Rush (el “padre de la psiquiatría
norteamericana”, que publicó el primer texto de psiquiatría en aquel país) (Szasz, 1997)
se empeñaron en sacar conclusiones que probaran la inferioridad intelectual de los
afroamericanos, representados por la variable denominada “negritud”.
En estas conclusiones se afirmó que la “negritud” era una enfermedad heredada por
todas las personas de piel oscura y que además era transmitible al estilo de la lepra,
por lo que urgía segregar a las personas de piel oscura para que no pudiesen traspasar
la enfermedad que irrevocablemente padecían (Cartwright, 2004). Además, el grado de
“negritud” y su virulencia variaban según esta teoría, asociando el nivel de rebeldía a
una presentación más peligrosa de la enfermedad. Pero esta teoría no duró mucho
tiempo, ya que se oponía radicalmente a la declaración de derechos humanos que
inspiró los movimientos políticos que permitieron hechos como la revolución francesa y
la independencia de los Estados Unidos, por lo que tuvo que ser replanteada de forma
que el espíritu de esas conclusiones permaneciera, pero presentándose en formas más
sutiles y encubiertas.
Y es entonces cuando aparece la drapetomanía, un desorden mental inventado por
Samuel Cartwright (2004). Este desorden se presentaba cuando los esclavos
intentaban escaparse, reflejando lo poco sostenible que se volvió la esclavitud con el
paso de los años en Norteamérica: la rebeldía de los esclavos se volvió tal que urgió
crear este desorden, cuyo tratamiento constaba de latigazos y torturas frecuentes que
inhabilitaban al esclavo escaparse, más por las heridas que por una auténtica voluntad
de sometimiento. Pero finalmente la esclavitud fue abolida, y la drapetomanía se volvió

obsoleta (Szasz, 1997)

No hay comentarios:

Publicar un comentario