lunes, 5 de junio de 2017

La violencia según anna arenth

Este es el caso de la famosa definición del Estado que dio Max Weber: "El imperio del hombre sobre el hombre basado en los medios de una violencia legítima, o supuestamente legítima" . Si para muchos, tanto de izquierda como de derecha, la violencia no es más que la manifestación más flagrante del poder, entonces, como dice Wright Mili; "Toda política es una lucha por el poder: el tipo extremo
de la política es la violencia" . Arendt acusa a los autores que cita de contener la implicación según la cual "si la esencia del poder es la eficacia del mando, entonces no hay mayor poder que el que sale de un fusil". En contraposición a los autores antes citados, recurre a lo que llama otra tradición, tal vez ¿más "venerable" por ser más antigua? Se trata de la isonomía de la ciudad- Estado ateniense o de la civitas de los romanos que Arendt pretende rescatar del olvido. En efecto, en esta tradición el poder no está asociado con la violencia y tampoco con la relación mando- obediencia. El poder deriva de la opinión favorable de la colectividad, por lo que "siempre requiere de mucha gente, mientras que la
violencia puede prescindir de ella, hasta cierto punto porque depende de implementos (...). El apoyo del pueblo presta poder a las instituciones de un país, y ese apoyo resulta simplemente la continuación del común acuerdo que permitió en un principio la promulgación de esas leyes" . Una vez subrayada la disociación conceptual entre Estado y violencia y entre poder y violencia, Arendt propone como aportación lo que ella estima son nuevas definiciones de dichos conceptos:
"El poder, corresponde a la capacidad humana no sólo de actuar sino de actuar de concierto. El poder no es nunca propiedad de un individuo; pertenece al grupo y existe sólo mientras éste no se desintegra".


texto completo

No hay comentarios:

Publicar un comentario