lunes, 5 de junio de 2017

Violencia estEtica

“Una de las muchas diferencias entre ambas ideologías reside en que en el fascismo se admitía la irracionalidad. Los ideólogos comunistas como Lenin, sostenían que el comunismo, a pesar de su retórica emotiva, se basaba en la objetividad científica y que, en última instancia, sus ideas apelaban a la razón. Por el contrario, los fascistas rechazaban abiertamente el racionalismo y la árida e inexpresiva visión de la modernidad burguesa, y describían su movimiento como un culto a la acción y a la pasión libre de reglas doctrinales. Así, el fascista francés Robert Brasillach hablaba del fascismo no como de una teoría, sino como de una ‘poesía’ de fe y emoción, y Mussolini declaraba: ‘No soy un hombre de Estado, soy más bien un poeta loco’. En el libro Mein Kampf, que Adolf Hitler escribió cuando fue
encarcelado en la fortaleza de Landsberg después de fracasar en el golpe militar del 9 de
noviembre de 1923, se decía que un líder no podía ganar seguidores con meras explicaciones
o instrucciones; eso jamás habría movido a las masa, según él: ‘es siempre una devoción lo
que las inspira, y a menudo un tipo de histeria el que las conmina a actuar’. La propaganda
fascista rara vez prometía bienestar material; en lugar de ello abogaba por sustituir el
materialismo de la vida capitalista por el reino del sentir espontáneo, la inmediatez física y la

reintegración de los individuos en el alma colectiva de su nación”

texto completo

No hay comentarios:

Publicar un comentario