martes, 28 de febrero de 2017

Nave Tierra

Las observaciones globales continúan demostrando que la Tierra y sus habitantes están en una situación
precaria. La política, la economía y la religión presentan soluciones superficiales a una población global confundida, desencantada. Los políticos prometen trabajos. Los economistas analizan mercados y juegan con escenarios posibles, mientras que los líderes religiosos realizan ceremonias que tienen poco que ver con el mundo de hoy en día. Mientras tanto la gente está sin trabajo, sin hogar, hambrienta y moribunda, o si resultan afortunados sólo infelices y apáticos.
¿Por qué nuestras vidas (nuestra existencia) dependen tanto de una cosa llamada economía? Hasta las religiones, que se basaban sobre una chispa de inspiración se han convertido en instituciones dogmáticas que funcionan con dinero. El dinosaurio económico que abarca todo es demasiado grande para ser cambiado o influenciado por alguien o algo y ni siquiera se fija en la gente a la que se supone
debe servir. Se come todo lo que encuentra en su camino (incluyendo las almas de los hombres) y deja excremento vil tanto físico como emocional para el planeta y la gente.
Los extras de la vida deben ser el motor de la economía, no las necesidades.
¿Qué son las necesidades? ALBERGUE, ENERGÍA, ALIMENTO, AGUA, AIRE. Estas necesidades no deben estar sujetas a las perversiones del dinosaurio económico. El juego capitalista debe mantenerse en en base a los smartphone, ordenadores de punta, podadoras de césped, secadoras de pelo, secadoras de ropa, etc., las necesidades de vida deberían hacerse fácilmente disponibles para todos, independientemente de la economía. La educación debe apuntar a esto, hasta la religión puede guiarnos hacia una sobrevivencia que trascienda el dinosaurio económico.
Consumimos nuestro tiempo y dinero desarrollando carros más veloces, edificios más altos, mejores TV’s, y así, mientras que la gente está muriéndose de hambre y perdiendo su dignidad en los basureros de nuestras ciudades. El gobierno debería proveer; los ricos podrían proveer; sin embargo,
esto es un sueño. Estas facciones son esclavas del dinosaurio económico.
Debemos invocar por nosotros mismos las necesidades de vida. Debemos tomar lo que está “afuera” y construir nosotros mismos los navíos que proporcionarán las necesidades de vida, albergue,
energía, alimento y agua, la supervivencia más allá de la economía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario