viernes, 15 de agosto de 2014

Solo en la conciencia

Vienen días muy, especialmente difíciles, en tanto y cuanto, no los habíamos visto o vivido, ni personal, ni socialmente, por lo que nos recomiendo apegarnos al TAO, a la inacción expectante, solo así evitaremos perecer en el intento. Salud, serenidad y paciencia para todos nosOtros.
La brecha imaginaria entre lo personal y lo político, lo publico y lo privado, femenino o masculino, pasado y futuro, entre la dualidad aparente se cerrará. Veremos, pasaremos a vivir el infinito.


lunes, 11 de agosto de 2014

Influencia Bolivariana




Lima 2000

viernes, 8 de agosto de 2014

Fuga de la Muerte


Leche negra de la madrugada la bebemos al atardecer
la bebemos al mediodía y  por la mañana la bebemos de noche
bebemos y bebemos
Cavamos una fosa en el aire donde no hay estrechez
En la casa vive un hombre que juega con las serpientes que escribe
que escribe al oscurecer a Alemania tu cabello de oro Margarete
lo escribe y sale a la puerta de casa y brillan las estrellas silba llamando a sus perros
silba y salen sus judíos manda cavar una fosa en la tierra
nos ordena tocad ahora para el baile
Leche negra de la madrugada te bebemos de noche
te bebemos por la mañana y al mediodía te bebemos al atardecer
bebemos y bebemos
En la casa vive un hombre que juega con las serpientes que escribe
que escribe al oscurecer a Alemania tu cabello de oro Margarete
Tu cabello de ceniza Sulamith cavamos una fosa en el aire donde no hay estrechez
Grita los unos cavad más hondo en  la tierra  y los otros cantad y tocad
agarra el hierro del cinto lo blande sus ojos son azules
hincad más hondo las palas los unos y los otros volved a tocar para el baile
Leche negra de la madrugada te bebemos de noche
te bebemos al mediodía y por la mañana te bebemos al atardecer
bebemos y bebemos
un hombre vive en la casa tu cabello de oro Margarete tu cabello de
ceniza Sulamith él juega con las serpientes
Grita tocad más dulce a la muerte la muerte es un Maestro de Alemania
grita tocad más oscuros los violines luego subiréis como humo en el aire
luego tendréis una fosa en las nubes donde no hay estrechez
Leche negra de la madrugada te bebemos de noche
te bebemos al mediodía la muerte es un Maestro de Alemania
te bebemos al atardecer y por la mañana bebemos
y bebemos la muerte es un maestro de Alemania su ojo es azul
te alcanza con bala de plomo te alcanza certero
un hombre vive en la casa tu cabello de oro Margarete
contra nosotros azuza sus perros nos regala una fosa en el aire
él juega con las serpientes y sueña la muerte es un Maestro de Alemania
tu cabello de oro Margarete
tu cabello de ceniza Sulamith.                                                                                                                                                                                                          Paul Celan

1994-2014


 Evolución: Esta aceleración suele dramatizarse con el simple relato del progreso en los transportes . Se ha observado, por ejemplo, que, en el año 6000 a. de J.C., el medio más rápido de transporte a larga distancia era la caravana de camellos con una velocidad media de doce kilómetros por hora. Sólo en 1600 a. de J.C., con el invento del carro, se elevó la velocidad máxima a unos treinta kilómetros por hora. Tan impresionante fue este invento y tan difícil de superar esta velocidad tope, que, 3500 años más tarde, cuando empezó a funcionar en Inglaterra el primer coche correo, en 1784, éste sólo alcanzó un promedio de dieciséis kilómetros por hora.


La primera locomotora de vapor, fabricada en 1825, alcanzó una velocidad máxima de veinte kilómetros, y los grandes barcos de vela de la época navegaban a menos de la mitad de esta velocidad. El hombre tuvo que esperar hasta la década de 1880 para conseguir, gracias a una locomotora de vapor más avanzada, la velocidad de ciento cincuenta kilómetros por hora. La raza humana necesitó millones de años para alcanzar esta marca.

Sin embargo, bastaron cincuenta y ocho años para cuadruplicar este límite, ya que, en 1938, los aviadores superaron la barrera de los 600 kilómetros por hora. Al cabo de otros veinte años, se duplicó este límite. Y, en los años sesenta, aviones cohete alcanzaron velocidades próximas a los 6.000 kilómetros, y cápsulas espaciales circunvolaron la Tierra a más de 35.000 kilómetros por hora.


Esta aceleración progresiva coincide con la participación activa de la mujer en la vida pública y la senilidad del patriarcado. Todo a la vez.

martes, 5 de agosto de 2014

Giraluna duerme al niño

No te duermas, niño
que dormir es feo;
todo, todo, todo
se te pone negro.

Dios hace su noche
para sus estrellas;
yo no te di ojitos
para que durmieras.

No hay nada más malo
que un niño durmiendo,
que la madre llora,
que parece muerto.

Los niños debieran
dormir a las madres;
yo tengo mi niño
para que me cante;

dormir a las madres
los niños debieran;
yo tengo mi niño
para que me duerma.

Yo quiero que grites,
yo quiero que llores,
sin dormir de día,
sin dormir de noche,

que rompas la jaula,
que mates el mirlo,
que digan:_¡Qué malo,
qué malo este niño!

Que grites al chino
y a los barquilleros,
que te tengan rabia,
que te tengan miedo;

que les tires piedras
a los Reyes Magos
para que te caigan
entre los zapatos.

Que no duerma nadie,
porque no los dejas,
que la misma Virgen
se quede despierta
y que se trasnochen
hasta las estrellas
y las pille el día
toditas afuera...

No cierres los ojos
porque me ennochezco,
no cierres los labios
porque me ensilencio;
gritando de día
de noche, gritando,
que yo tenga siempre
tu grito en mis brazos...

_Pero como él hace
todo lo contrario,
ya estará dormido
cuando acabe el canto.


Jesús Rosas Marcano

Mi padre me lo recitaba de niña y ahora quiere que vaya la psiquiatra.