martes, 5 de agosto de 2014

Giraluna duerme al niño

No te duermas, niño
que dormir es feo;
todo, todo, todo
se te pone negro.

Dios hace su noche
para sus estrellas;
yo no te di ojitos
para que durmieras.

No hay nada más malo
que un niño durmiendo,
que la madre llora,
que parece muerto.

Los niños debieran
dormir a las madres;
yo tengo mi niño
para que me cante;

dormir a las madres
los niños debieran;
yo tengo mi niño
para que me duerma.

Yo quiero que grites,
yo quiero que llores,
sin dormir de día,
sin dormir de noche,

que rompas la jaula,
que mates el mirlo,
que digan:_¡Qué malo,
qué malo este niño!

Que grites al chino
y a los barquilleros,
que te tengan rabia,
que te tengan miedo;

que les tires piedras
a los Reyes Magos
para que te caigan
entre los zapatos.

Que no duerma nadie,
porque no los dejas,
que la misma Virgen
se quede despierta
y que se trasnochen
hasta las estrellas
y las pille el día
toditas afuera...

No cierres los ojos
porque me ennochezco,
no cierres los labios
porque me ensilencio;
gritando de día
de noche, gritando,
que yo tenga siempre
tu grito en mis brazos...

_Pero como él hace
todo lo contrario,
ya estará dormido
cuando acabe el canto.


Jesús Rosas Marcano

Mi padre me lo recitaba de niña y ahora quiere que vaya la psiquiatra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario