martes, 23 de mayo de 2017

Considerando urgente

Que vive entre nosotras “un animal remoto que devora y devora primaveras”, que llegó de las estrellas a través de una caverna llamada nacer, berreando como una fiera. A la que amamos,alimentamos, enseñamos a caminar y hablar. Pero que ante nuestros ojos nutridos de desespero pasa de ser un niño dulce y complaciente a un adolescente malcriado e impertienete, con suerte. Que deviene en un hombre conveniente, sujeto a la violencia propia o de los otros, constitucional y social. Siempre en contradicción, sin lugar propio, ni tiempo presente. Al acecho de sus semejantes y exterminador de la diferentes. Ambicioso, codicioso, caprichoso, para el que no valen argumentos, ni contemplaciones. Distante desde cualquier distancia. Deficiente emocionalmente.

Que el macho es totalmente egocéntrico, atrapado en si mismo, incapaz de sentir simpatía o identificarse con los demás, de sentir amistad, afecto y ternura. Unidad aislada, incapaz de consustanciarse. Con una inteligencia al servicio de sus instintos y necesidades, incapacitado para la pasión y la interacción mentales.

Que somos las primeras excluidas del corazón, pensamiento y acción, del imaginario masculino. Salvo como Incubadoras de enclavas de esclavos: vencidos, extranjeros, negros, rojos, amarillos, indios.

Que sus toda su historia está escrita con la sangre de quienes no admiten jerarquías, ni escalas de valores.

Que intenta imponer un código “social” que garantice una insipidez total que no se vea mancillado por el mínimo vestigio de trascendencia personal.

Que falto de autoridad en su relación personal con las mujeres, el macho alcanza la autoridad generalizada mediante la manipulación del dinero y de cada cosa y de cada persona controlada por el dinero.


Que en el hogar sólo quiere paz y tranquilidad, satisfacer su idea ilusoria de dignidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario