sábado, 19 de enero de 2013

No consumo

“cuando las águilas se arrastren, cuando no se hable por hablar, cuando no existan oprimidos, entonces le cantaré a la paz.” Alí Primera

Nosotras y nosotros, cultoras, cultores, comunicadoras y comunicadores populares, comunitarias y alternativas de Venezuela, denunciamos ante la dirigencia revolucionaria el malestar que nos generó la presencia de los señores Miguel Bosé y Juanes en nuestro país para planificar un supuesto “concierto por la paz”, luego de haber fijado posición en contra e insultado al máximo líder de la Revolución Bolivariana, Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, reconocido por su férrea posición en favor de la paz y la unión de nuestros pueblos.

Esta, la patria de Bolívar, ha dado demostraciones al mundo de ser amante de la paz. Nosotras y nosotros, pueblo venezolano, hemos logrado dirimir nuestras diferencias en la experiencia democrática y pacífica más profunda e intensa en la historia de Nuestra América.

Entendemos como una ofensa que dos declarados enemigos públicos de la Revolución Bolivariana intenten alzar una “bandera de paz” en la cuna de Alí Primera y Otilio Galíndez. Consideramos a estos personajes representantes de la cultura de la dominación, exponentes de la industria cultural alienante, títeres de la mercantilización de la cultura y vendedores, entre otros productos “chatarra”, de una música ideologizadora en los más abyectos valores capitalistas. Es esta una agresión a nuestra dignidad como pueblo, a nuestra soberanía cultural y ética revolucionaria.

Repudiamos la participación del Dr. José Antonio Abreu, fundador del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, en esta acción que, disfrazada de “altos valores humanísticos”, atenta contra la imagen de nuestro país en el mundo y que contribuye con la agenda desestabilizadora que la derecha internacional promueve, a través de la descontextualización y la manipulación informativa, con el objetivo de revertir nuestro proceso revolucionario.

Exigimos al Dr. Abreu una explicación que justifique la invitación que realizó a dos enemigos del Comandante Chávez y del pueblo venezolano en un momento particularmente sensible para la Revolución Bolivariana. Igualmente exigimos que nuestro Gobierno Bolivariano fije posición y marque distancia de esta maniobra evidentemente contrarrevolucionaria por su incidencia en la guerra simbólica que libramos contra la decadente cultura capitalista.

¡HACIA LA DESCOLONIZACIÓN DE LA CULTURA!

¡QUE VIVA CHÁVEZ!

No hay comentarios:

Publicar un comentario