martes, 9 de abril de 2013

Asco



De Orlando Zabaleta

Hay nombres que me revuelven el alma. Será que tengo un poquito de memoria. Y recuerdo el asesinato de Arnulfo Romero, Monseñor Romero, en 1980, en el momento, que imagino, en que alzaba la hostia y el asesino le dispara en plena misa.
El nombre nefasto que me da frío en el estómago es el Roberto D'Aubuisson, el que dio la orden de matar al obispo. Me sorprende ver ese nombre en la prensa nacional. No es el coronel, muerto en el 92, es su hijo, del mismo nombre, que hoy aparece como diputado salvadoreño dando declaraciones en contra de Maduro.
El coronel D'Aubuisson, fundador de los Escuadrones de la Muerte, que noche a noche salían a cobrar víctimas. Recuerdo a los jesuitas asesinados de la Universidad Centroamericana, del padre rector para abajo hasta llegar a la mujer de servicio. Se le atribuyen 70 mil víctimas a los Escuadrones de la muerte. Sí, 70 mil víctimas. Fácil decirlo, difícil concebirlo. Recuerdo declaraciones de una mujer que fue su víctima. El mismo embajador norteamericano, White, ya retirado de la carrera diplomática, dijo que D'Aubuisson era un "asesino patológico". Recuerdo también la foto del Matacuras, mal llamado "ciudadano", brindando en una recepción con este sujeto (todos, Roberto D'Aubuisson, el Matacuras y Duarte, sonriendo con una copa en la mano). Para mí es inconcebible tomarme un trago, o compartir cualquier cosa con semejante sujeto, y menos posar sonriente con ese contertulio.
Qué malas compañías acompañan a la Oposición venezolana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario