martes, 3 de febrero de 2015

Fenomenología del acoso moral

María José EDREIRA

El propósito de este artículo es describir el proceso por el cuál un individuo o
grupo de individuos aplica violencia –psíquica o física– en pequeñas dosis a otro
individuo con la intención de desestabilizarlo y hacerlo dudar de sus propios pensamientos
y afectos. De esta forma se arrebata al otro su identidad, se niega y elimina
la diferencia con el otro. El objetivo de esta conducta es paralizar a la víctima
para evitar que surja el conflicto, para que no pueda pensar ni comprender, mantenerla
a disposición del agresor mientras sea útil y adoctrinarla. El proceso pretende
pervertir moralmente a la víctima y destruirla lentamente para conseguir un crimen
perfecto, se elimina a la víctima por inducción al suicidio o violencia física.
Llamamos a esta conducta “acoso moral” y la definimos como toda conducta abusiva
–verbal o no verbal– que atenta por su frecuencia y repetición contra la dignidad
o integridad psíquica o física de una persona.
Palabras clave: Acoso moral. Psicoterror. Violencia castigo. Mobbing.
Perverso narcisista. Psicópata. Inducción al suicidio. Maltrato psicológico. Falsa
seducción. Poder. Sumisión.


El proceso por el que se genera violencia es igual en las relaciones personales de pareja y familia que en las relaciones laborales o en cualquier otro ámbito social.Para que exista violencia son necesarios al menos dos individuos, ninguna violencia es estrictamente individual, el suicidio tampoco lo es. La violencia surge siempre de la alteridad. Concretamente surge de la negación de esa alteridad, de una diferencia que no se tolera. En el caso de violencia simétrica ambos contendientes aceptan la confrontación. En el acoso moral la violencia es asimétrica, el que pone en práctica la violencia se define a sí mismo como superior al otro que sufre su violencia,el otro no tiene derecho a quejarse, es la “violencia castigo”. Las etapas por las que se pretende aplastar a una persona para luego destruirla son iguales en todos los ambientes. El psicoterror es una tortura psicológica en la que se suministra la violencia en dosis pequeñas a la vez que se paraliza a la víctima con diversos procedimientos–similares a los que se utilizan en un lavado de cerebro– para que no pueda defenderse. De esta manera un individuo o grupo de individuos ejercen supoder sobre otro individuo sin que pueda defenderse. Es una violencia “limpia”, no hay huellas, los testigos no ven nada. El fin de esta violencia no es destruir al otro inmediatamente, sino someterlo poco a poco manteniéndolo a su disposición para poder utilizarlo. La destrucción del otro debe ser lenta para conseguir un crimen perfecto: no es el agresor el que mata, es el otro quien se mata. El suicidio del otro es el mayor triunfo del acosador moral, es exactamente lo que quiere.Dar una definición de acoso moral es difícil, podríamos decir que se considera acoso moral a toda conducta abusiva consciente y premeditada que atenta, por surepetición o sistematización, contra la dignidad o la integridad psíquica o física de una persona. 


 María José Edreira Fenomenología del acoso moral LOGOS. Anales del Seminario de Metafísica2003, 36 131-1511321 J.A. López García Silva y P. Camps del Saz, Aspectos clínicos y prevención del psicoterror laboral,Mapfre Medicina 10, 1999, pp. 253-260.edreira.qxd 30/10/2003 14:50 Página 132

No hay comentarios:

Publicar un comentario