miércoles, 20 de enero de 2016

Ricardo Duran

Es ya de noche en la fatal montaña
No se oye en Berruecos ni un lamento
de fugitiva brisa… A paso lento
Con faz que nube de tristeza empaña

Camina el noble domador de España.
El héroe de Pichincha. Hubo un momento
De rumor en el bosque ¿Acaso el viento?
¡Pérfida así la suerte nos engaña!
Mas Sucre no tembló. Temblar sabía
el vencedor En Ayacucho acaso.
Y otra vez hubo ruido en la sombría
montaña de Berruecos. Sólo un paso
Y, ¡A golpe vil, atroz alevosía!
¡Pobre Colombia! ¡Sucre perecía! 
del poeta MANUEL NORBERTO VETANCOURT

No hay comentarios:

Publicar un comentario