jueves, 14 de abril de 2016

Otra vez

 Hace un año por esta fecha secuestraban niños, solo por los medios,  a la puerta de la escuela.
"Aprendí a hacer manualidades de tanto arreglar carpetas con etiqueticas para los bancos con las carpetas de Cadivi. Ahora hago champú, jabón, repelentes y trampas para mosquitos. Soy más creativo: endulzo las cosas sin azúcar, frío sin aceite, me limpio sin papel y me cepillo los dientes sin dentífrico ni agua. Mi visión nocturna es insospechada para alguien de otro país, los apagones y latcalima me han convertido en una especie de felino capaz de conducirse en la oscuridad absoluta, gracias a la costumbre de vivir sin luz. Mi oído se ha potenciado inmensamente, soy capaz de escuchar venir un motorizado a kilómetros de distancia y el murmullo del agua cuando llega al tanque para proceder a llenar cuanta perola tenga en casa. He desarrollado una visión de rayos equis mejor, que haría morir de envidia a Supermán, por ella puedo ver una bolsa de supermercado o Farmatodo e identificar rápidamente si lleva detergente, champú, aceite, mantequilla, azúcar, café, mayonesa, pañales o leche. Soy un Ninja Criollo: me escabullo y desaparezco imperceptiblemente luego de sacar dinero de un cajero automático. Me convertí en ecologista: lavo los platos, me bañó y riego las matas con media totuma de agua, y como’ no consigo jabón no contamino los ríos. Mi salud ha mejorado; la ausencia de carne, huevos y pollo me ha hecho comer más vegetales verdes, que además no los lavo y los como crudos porque no hay gas, razón por la cual mantengo sus vitaminas y creo defensas en mi organismo. No digiero frituras pues aceite vegetal no hay, más nunca he tomado café, la diabetes me es ajena porque no hay azúcar, subo y bajo 12 pisos por las escaleras ante la falta de electricidad. Soy casi mejor piloto que Michael Schumacher; esquivo treinta huecos por minuto, manejo de maravilla en unas carreteras sin rayas blancas y sigo vivo. Hoy no me preocupa que me roben el carro porque no rueda por falta de cauchos, batería y repuestos, lo cual ha hecho que mire cada detalle de mi país cuando viajo en bus y desarrolle mis músculos por tanto caminar. Todos los días salgo a la calle dispuesto a combatir a los malandros, los bachaqueros, los matraqueros, los pedigüeños, los choros, los especuladores, los buhoneros y tanto bicho y criaturas callejeras. Estoy seguro que ninguno de los héroes creados por la televisión aguantarían 2 días aquí, sólo yo, el súper héroe venezolano."
Miguel SALAZAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario