miércoles, 31 de agosto de 2016

De pie

A un conocido poeta japonés le preguntaron cómo componer un
poema chino.
«El poema chino habitual se compone de cuatro versos», explicó.
«El primer verso contiene la fase inicial; el segundo verso, la conti-
nuación de esa fase; el tercer verso cambia de tema y comienza uno nuevo, y el cuarto verso sintetiza los tres anteriores. Una canción popular japonesa lo ilustra del siguiente modo:
Dos hijas de un comerciante de seda viven en Kioto.
La mayor tiene veinte años, la menor, dieciocho.
Un soldado podría matar con su espada.
Pero estas muchachas matan a los hombres con sus ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario