viernes, 6 de enero de 2017

La Diversificación de la Espiritualidad Teresa Forcades

El predominio de la capacidad de amar sobre la capacidad de pensar se considera propia de los seres inferiores, de esos “otros” necesarios a la identidad moderna. Así, las mujeres, los indígenas, los negros, los artistas, los homosexuales y todos los fracasados en la carrera hacia el pro- greso se conciben como víctimas del desorden interior que supone permitir que los sentimientos nos dicten la conducta, que el corazón domine sobre la cabeza.

Por un lado encontramos, como hemos visto, las espiritualidades de liberación que frecuentemente reproducen en su funcionamiento interno las exclusiones del régimen que pretenden superar. Ejemplo conocido es la falta de una articulación satisfactoria de la opresión de las mujeres o de los homosexuales en los grupos pertene-cientes a las teologías o espiritualida- des de la liberación de orientación socio-política. O también la falta de una articulación satisfactoria de la opresión de los pobres en ciertas espiritualidades feministas o de liberación gay-lesbiana.

El hecho de que las espiritualidades del retorno a la interioridad no tengan suficientemente en cuenta la realidad de la exclusión social,patriarcal, racial, sexual, las condena a la irrelevancia social, a quedar limitadas a la esfera de lo privado. Cuanto más separadas se encuentranla conciencia social y la conciencia interior, más se limita la fuerza trans- formadora de la experiencia espiritual. En su sencillez, no es esta tarea fácil para la conciencia moderna. La amenaza de la irracionalidad, de la pérdida de control se cierne sobre el principiante que se dispone a adentrarse más allá de los límites más o menos luminosos de lo pensable. Es éste un trayecto que debe recorrerse en solitario y los gurus de la espiritualidad terapéutica saben muy bien que este énfasis en la propia individualidad conecta de forma muy profunda con la crisis de identidad del sujeto contemporáneo y su superego compensador. No hay dos caminos iguales. Nadie puede dictarte desde fuera tu camino. Nadie puede recorrerlo por ti.
Presentaremos a continuación tres espiritualidades concretas de acuerdo con las líneas de análisis expuestas en esta primera parte. He escogido para el análisis tres espiritualidades de las cuáles tengo experiencia directa: las espiritualidades terapéuticas (soy médico y defendí apenas hace un año la tesis doctoral en salud pública sobre el tema de las medicinas alternativas), las espiritualidades feministas (soy feminista y aplico la perspectiva de género en mis estudios de teología) y las espiritualidades monásticas (soy monja benedictina).

No hay comentarios:

Publicar un comentario