viernes, 24 de febrero de 2017

Aquí y ahora

 
Dios le dijo a Noé que construyese un arca. La manera exacta en que Dios le dijo a Noé como hacerla queda para el
imaginario. El hecho es que las nubes en el horizonte
fueron reveladas a Noé. Aunque vivía lejos del agua estaba
inspirado en construir una nave. Debe haber experimentado
el ridículo por desperdiciar tiempo, energía y materiales en
ésta nave. La inspiración, sin embargo, es más poderosa
que el ridículo. Noé vio las nubes en el horizonte y la
inundación en camino, así que construyó una nave que flotara en los mares, porque estaba por llegar el tiempo en que no habría tierra.
Hoy no hace falta un profeta para ver las nubes en el
horizonte. Hay muchos signos de la “inundación en camino”.
El abuso general de la tierra por la humanidad está a punto
de dejar nuestra siempre creciente población “inundada” por emergencias de supervivencia, en muchos niveles. Esto
afectará el agua, aire, comida, refugio, energía, etc. Todos lo factores de supervivencia humana, como la conocemos, están inmediatamente amenazados por el rápido deterioro de la condición del planeta Tierra. Los medios de comunicación están llenos de emergencias en relación a océanos, ríos y arroyos contaminados, vida salvaje que se desvanece, pésima calidad de aire, desechos radioactivos, basura, familias sin techo, etc. La situación está escalando y en muchos casos, el daño (en relación a la envergadura de la vida humana) está hecho. No hay conciencia especial disponible sólo para una persona.
Todos nosotros podemos ver las nubes en el horizonte.
centralizada,necesitaba una nave sostenedora de vida que flotase independientemente sin acceso a la tierra, estamos necesitando naves que soporten vida que “floten” independientemente sin acceso a los varios sistemas arcaicos autodestructivos sobre los cuales hemos basado nuestra dependencia. Estos sistemas incluyen sistemas de energía centralizada, que nos dan lluvia ácida, desperdicios radioactivos y tendidos eléctricos que enlazan la tierra como
telas de araña. Tenemos sistemas de calefacción y ventilación para nuestros espacios de vida que dependen totalmente de estos sistemas de energía centralizados. La mayoría de lo hogares hoy serían totalmente disfuncionales en condiciones de confort, agua, baños, electricidad, etc. sin aportes en masa de energía de fuentes centralizadas. También está la comida, otra necesidad básica de la vida, que también es aportada en gran medida desde sistemas de producción centralizados.
La calidad de esta comida es, a lo sumo,
cuestionable, y requiere de sistemas de transporte que
consumen energía para ser distribuidos. Todo esto está
disponible a través del dinero, que en sí mismo es otro
sistema entre nosotros y nuestra sustancia. Debido al hecho
que estos sistemas han evolucionado dentro de cierta
estrechez de visión, han comenzado a alcanzar puntos en los que causan más daño que bien. Están destruyendo
literalmente el planeta al sostener precariamente nuestro
concepto incompleto de vida humana. Nuestra habilidad para evolucionar-más allá de estos sistemas se está volviendo cada vez más necesaria, y tiene un justificativo doble:
1. Si aprendemos a vivir sin estos sistemas, podríamos
retrasar la destrucción del planeta y, posiblemente,
revertir ciertos aspectos del deterioro.
2. Si es demasiado tarde, necesitaremos, en el futuro
cercano, unidades de vida que nos sostengan mediante
el contacto directo con fenómenos naturales
existentes.
Necesitamos evolucionar unidades de vida auto-suficiente
que sean sus propios sistemas. Estas unidades deben
energizarse a sí mismas, calentarse y enfriarse a sí
mismas, generar comida y tratar con su propio
desperdicio. El concepto actual de hogar, en general,
apoyado por sistemas centralizados masivos, ya no es
apropiado, seguro, o confiable. Estamos necesitando
NavesTierra, Navesindependientes para navegar en los
mares del mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario