viernes, 24 de febrero de 2017

Ciento uno


Lyan cuenta que les echaba batatas en la arena, pero al verlas sucias de tierra y barro, los animales no se las comían. Al cabo de un tiempo, a una mona joven se le ocurrió la idea de lavar las batatas en el agua del mar antes de comerlas; luego enseñó a los demás monos jóvenes a hacer lo mismo. Los monos mayores no aprendieron a hacerlo, excepto aquellos que tenían hijos jóvenes, quienes enseñaron el truco a sus padres. Poco a poco, más y más monos fueron aprendiendo el nuevo comportamiento, y un buen día, y súbitamente, toda la colonia estaba lavando las batatas. Pero lo más sorprendente fue que a partir de ese día, los monos de otras islas, sin contacto con los anteriores, también habían aprendido a lavar las batatas, incluso los monos deTakasakiyama, en pleno territorio de Japón. Lyan consideró que cuando el mono número X aprendió el procedimiento, se completó la Masa Crítica, es decir, el número de monos necesario para que toda la especie adquiera de pronto el nuevo conocimiento o la nueva conducta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario